Comité de Emergencia Social Oberá

Desde ya hace varias semanas organizaciones sociales, políticas, religiosas y gremiales con presencia y trabajo territorial en la ciudad de Oberá, nos unimos todos los fines de semana para colaborar en el marco de la actual emergencia sanitaria, buscando la más amplia unidad para fortalecer una red de gran solidaridad. 

El objetivo es actuar de manera urgente y mancomunada para paliar la situación socioeconómica que no es de ahora pero que se agrava en este tiempo de pandemia y aislamiento social, preventivo y obligatorio.


Diagnóstico alarmante


En muchos barrios, asentamientos las familias viven hacinadas, carecen de agua potable, electricidad y alimentación suficiente. En esos ámbitos, los ingresos principales provienen del trabajo irregular o informal, que hoy se encuentra paralizado.Por otra parte, en la actual coyuntura la situación se ve agravada debido al aumento indiscriminado de los precios en los productos de primera necesidad.


Resumen de barrios recorridos.


° El Comité de Emergencia Social de Oberá realizó su primera Jornada Solidaria el domingo 31 de mayo en el Barrio San José. Se repartieron 400 raciones de comida financiadas por donaciones pedidas a comercios locales y la municipalidad.
La actividad forma parte de un cronograma que se elaboró para potenciar las distintas actividades que se vienen realizando por los barrios, que incluyen además de las ollas solidarias y merenderos, una encuesta tendiente a elaborar un mapeo de la situación.
La acción nos permitió visualizar la problemática del agua que llega en cisternas una vez por semana y claramente no alcanza, la perforación existente en el lugar es también insuficiente, además conocimos la infinita solidaridad de los militantes comprometidos que realizan actividades económicas los sábados o colectas entre los mismos compañeros para financiar la comida de las ollas comunitarias varias veces por semana ante el hambre creciente.

° El Domingo 07 de junio el COMITÉ DE EMERGENCIA SOCIAL se realizaron OLLAS POPULARES para compartir junto a los vecinos del Barrio Sapucay, en el predio de ex combatientes de Malvinas, donde gracias a las donaciones de instituciones, comercios locales, la Municipalidad y vecinos solidarios de se repartieron 300 raciones de comida, también se recabó diferentes solicitudes generales que tienen los vecinos respecto a necesidades básicas como ser agua potable, el acceso a la tierra o a la vivienda y demás inquietudes personales respecto a los diferentes trámites a realizar en ANSES.


° El 13 de junio en el Barrio Caballeriza, por la lluvia no pudimos hacer la olla popular pero los vecinos nos contaron de sus triunfos y sus fracasos, de la voluntad de hierro que tienen para pelear contra las adversidades, de como hicieron para revertir la situación del agua, de cómo van a pedir que les arreglen las calle y como nos vamos a seguir encontrando.
° El 15 de junio se realizó la olla solidaria en el Barrio Caballeriza, más de 400 raciones se repartieron de poroto, arroz con salsa y fideos con salsa, que se pudieron hacer gracias a la solidaridad de comercios locales, el municipio y las organizaciones.


° Sábado 20 de junio Barrio Osorio, los vecinos nos comentaron de los problemas que tienen para acceder al agua potable, sobre la inundación que se produce cuando llueve como consecuencia de una gran obra cercana, del azote del dengue, del hambre y de los problemas del acceso a la tierra. En el lugar se realizan relevamiento de casos de extrema necesidad y se brinda asistencia con los trámites ante el ANSES. 300 raciones de comida se repartieron y varios cortes de pelo que solidariamente se realizaron ya que los niños son los mas perjudicados en este aspecto.


° 27 de junio en Barrio El Progreso, se repartieron 250 raciones de comida, se realizaron cortes de pelo y se repartieron ropas donadas por los compañeros de la CCC. La mesa de asistencia a los trámites ante diversos organismos también atendió varias consultas y los vecinos nos mostraron como viven, los problemas con el acceso al agua como muy importante ya que utilizan vertientes para nutrirse del líquido vital pero expresan que lo que más necesitan es el tendido eléctrico que está a 200 metros de la zona donde se realizó la comida y traer los postes les sale tan caro que resulta imposible, lo que ayudaría sería que el municipio haga la calle que está marcada pero nunca se abrió, sin calle no hay postes.

Sábado 4 de julio, Villa Ruff en una nueva jornada solidaria del Comité de Emergencia Social, mientras se cocinaban cerca de 200 raciones de comida, se escucharon las distintas problemáticas que tienen los vecinos, problemas derivados de la falta del mantenimiento de las calles, de la falta de un puente que suplante a los tubos de alcantarilla para que cada vez que llueva mucho dejen de inundarse, del acceso al agua potable que a pesar de que las redes se ampliaron hay muchos vecinos que no cuentan con la misma, de los problemas de un vecino que a pesar de tener permiso intentó construir una casa y la policía no se lo permitió, eso desnuda una vez más que el acceso a la vivienda o a la tierra es un problema grave en los sectores populares.
Mientras se repartía la comida también se realizaron 10 cortes de pelo solidarios a niños que son los más afectados en esta época de aislamiento preventivo.


La solidaridad se expande.

A partir de la salida a la prensa muchos amigos, vecinos y compañeros expresaron su intención de realizar donaciones para este Comité.
El 9 de julio vimos como varios de los lugares que visitamos con el Comité se inundaron por falta de obras.


° 18 de julio, la jornada solidaria fue en calle Bragado de Villa Svea, 150 raciones de comida, hablamos de los problemas que tienen y nos contaron del acceso al agua potable, a la electricidad, el arreglo de las calles que en algunos casos limita la cuestión limítrofe entre Oberá y Guaraní, también los problemas relacionados con el ANSES.

En este recorrido realizado podemos ver que la presencia del estado municipal que se ve en las calles del centro se va desdibujando a medida que nos alejamos del mismo a los problemas económicos que no son nuevos pero que se agravaron con aislamiento social y el hambre como consecuencia de la suspensión de algunas actividades se suma al dificultoso acceso a los servicios básicos como el agua potable y la electricidad que son el común denominador en muchos lugares, como así también el arreglo de las calles o alguna otra propuesta inexistente como la promoción del desarrollo humano, educación popular, cultura, etc.


También es notable la ausencia de planificación de hacia dónde avanza el desarrollo de la ciudad ya que los asentamientos o barrios populares a veces van detrás de los barrios que construye el IPRODHA pero que su ubicación la define una empresa privada que le vende al estado un primer barrio y cuando hace el segundo la tierra vale mucho más por los servicios que llegaron, como los loteos que ahora tienen un límite pero que hasta ahora se venían haciendo sin tener en cuenta la llegada de estos servicios y por lo tanto al estado le cuesta mucho más ir detrás del desarrollo de la ciudad.
A pesar de la predisposición de algunas instituciones lejos estamos de poder encontrar soluciones, por eso seguiremos apostando a que la militancia y la comunidad organizada pueda encontrar los caminos para buscar eso que tanto necesita.
La difícil situación económica por la que atraviesa nuestro país acuciado por el endeudamiento internacional y que a pesar de los aportes que se hacen no alcanza a todos vamos a seguir apostando a las ollas populares como forma de visualizar la problemática del hambre, el esfuerzo que hacen las organizaciones sociales y que podría potenciarse de otra manera si se coordina con la presencia del estado municipal.
Esta conjunción de factores sumados a la dificultas de acceder a la tierra o a la vivienda, visible en las muchas casitas de dos plantas que vemos en esos barrios donde en los casos que no hay más espacio en el lugar que habitan comienzan a construir en vertical, esto juega un factor importante en la cabeza de esas generaciones jóvenes que no ven la posibilidad de movilidad social y de una salida a esa situación y por lo tanto la desesperanza se transforma en una realidad.

Por otra parte es necesario y fundamental destacar algunas experiencias que vemos en algunos barrios, las que organizan vecinos del barrio San José por ejemplo donde con gran sacrificio llevan adelante emprendimientos para la producción de alimentos en huertas urbanas, en el poco espacio que veces tienen en su terreno, experiencias como carpinterías donde se realizan sillas, mesas etc, panaderías para abastecer a los merenderos y comedores barriales etc.

Barrio AeroClub

Barrio Tres Esquinas

El día Sábado Villa Stemberg

El día Sábado 22 de Agosto visitamos el Barrio Molina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *