Si a la Ley de Aporte Solidario Extraordinario de las Grandes Fortunas

Ante la crisis del sistema productivo generada por el macrismo a partir del año 2015, la crisis de deuda que nos dejó luego de perder las elecciones en 2019 y la agudización de la crisis por la pandemia global del coronavirus en nuestro país, las pymes ven afectadas su producción, deteriorándose el mercado interno, la calidad de vida de los trabajadores y la recaudación por parte del Estado; se vuelve central avanzar en la ley de Aporte Solidario Extraordinario de las grandes fortunas que permita alivianar la dura situación por la que atraviesan los sectores populares de nuestro país.

El aporte solidario extraordinario de las grandes fortunas, busca la contribución solidaria de los que más tienen, para un país que incluya a las grandes mayorías y para el bienestar del conjunto del pueblo argentino.

Los puntos centrales del proyecto

El dictamen, que se tratará en el recinto de sesiones, prevé el cobro de una tasa del 2 por ciento a los patrimonios de las personas físicas que hayan declarado hasta la fecha de la promulgación de la ley más de 200 millones de pesos.

La recaudación de ese aporte se destinará un 20% a la compra y/o elaboración de equipamiento e insumos críticos para la emergencia sanitaria, 20% a las pymes, 15% a los programas para el desarrollo de los barrios populares, 20% a becas al programa integral de becas Progresar y 25% a programas de exploración y desarrollo de gas natural, a través de Enarsa, según establece el proyecto.

Por otra parte, el texto que será tratado en el recinto fija que la tasa se elevará al 2,25% en casos de fortunas entre 300 y 400 millones de pesos, al 2,50% entre 400 y 600 millones y al 2,75% en la franja de 600 a 800 millones.

En tanto, la tasa subirá al 3% cuando los patrimonios oscilen entre 800 y 1.500 millones, al 3,25% para fortunas de 1,500 millones de pesos a 3.000 millones, y a partir de esa cifra será del 3,5%.

La iniciativa establece también que por el total de bienes en el exterior se tributará un recargo del 50% sobre la alícuota que le correspondiera; pero si la persona trae el 30% de las tenencias financieras que tiene declaradas afuera, el diferencial se elimina y paga por todo como si lo tuviera en el país.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) espera recaudar $307.000 millones (1,1% del PBI del corriente año), que alcanzaría a un universo potencial de 9.298 personas.

Además, en la sesión se tratarán otros proyectos vinculados a temas ambientales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *